martes, 29 de abril de 2014

Cambio de planes

A (casi) todas nos ha pasado lo mismo que a esta chica de catorce años: durante la adolescencia, suele llegar un momento en el que te planteas dejar el deporte que ya llevas tiempo practicando. Prioridades personales. Hago un pequeño inciso para dar a conocer el blog 'Esas pequeñas pelotas', escrito por Galia Dvorak, ¡muy interesante!

También pasé por ello... pero por una cosa u otra decidí continuar, a mí nadie me obligó. Era un camino por el cual todavía iba a conocer a gente increíble y me esperaban grandes experiencias. ¡No era el momento de dejarlo y perderme todo aquello que estaba por llegar! Puedo afirmar que a día de hoy no me arrepiento de haber continuado hasta ahora. ¡Ya son 14 años en este pequeño gran mundo! Y podría asegurar que la mayor parte del tiempo no me he aburrido y me ha ayudado a crecer como persona en muchos sentidos.

Siempre he formado parte de un único Club y que orgullosamente no para de crecer. Y tampoco me arrepiento de no haber vivido la experiencia de jugar en otros clubes, no he tenido esa necesidad. Cuando no te planteas algo, es porque estás bien donde estás y no necesitas cambiarlo por nada, ni siquiera por dinero. Desde aquí, quiero aprovechar para darles las gracias a todas las personas que están actualmente y las que han ido pasando por ese club, con las que he compartido y, seguramente, seguiré compartiendo momentos estupendos durante muchos años más.

Cuando te planteas cambiar es porque notas que te falta algo o porque sientes que lo que haces ya no te aporta lo mismo que antes. Y entonces surge la curiosidad de descubrir otra parte del mundo, hacer otras cosas que, quizás, te aporten lo que necesitas en ese momento de tu vida... pero para eso se necesita tiempo. Uno tampoco sabe que pasará si nunca lo prueba.

Cuando esa curiosidad se ha hecho tan fuerte frente a lo que estás viviendo, -cajones y cómodas a parte-, es el momento de tomar una decisión, de cambiar algo, por ti mismo. Aunque suene egoísta y fácil, no es una decisión de un día, ni de una noche. No es fácil. Es cambiar una rutina y una filosofía de vida con la que, extraña y casualmente, llevas viviendo y creciendo desde hace mucho. En mi caso, durante más de media vida. 

Y ese momento ha llegado a mi vida, ahora. He decidido dejar la competición la temporada que viene, indefinidamente. ¡¡¡Quiero tiempo para mí!!! Así, con múltiples exclamaciones.

Seguramente, intentaré tratar de dedicarle un hueco entre semana a seguir practicándolo de alguna forma, aunque sea en el parque... Hay que reconocer que algo adictivo sí que es, y su gente también. Será curioso vivirlo "desde fuera".

Así que esto no es un adiós, ni nada de eso, es un... ¡hasta luego!


domingo, 9 de diciembre de 2012

El tenis de mesa no es un juego

Eulàlia Santilari es una jugadora y amiga del tenis de mesa, que compite actualmente con el Fotoprix Vic. Estudia periodismo en la UAB y en su último año de carrera está haciendo prácticas en La Vanguardia. Me comentó que tenía que hacer un reportaje sobre tenis de mesa y me pidió si le podía ayudar respondiendo a unas preguntas. No dudé en hacerlo y ayer mismo el artículo fue publicado en el suplemento de La Vanguardia. Se trata de un artículo muy completo de 3 páginas donde se hace una comparación detallada de lo que es el tenis de mesa respecto al popular ping-pong, por qué es un juego que engancha y por qué es un deporte minoritario respecto a otros deportes como el fútbol o el baloncesto. Además también se explican otras curiosidades como sus orígenes y su aparición en películas reconocidas y en anuncios, así como las normas básicas del juego y los materiales que se utilizan con un gráfico muy representativo. En el texto también aparecen citadas las jugadoras Marta Alech del CTT Bàscara y Anna Badosa del FD Cassanenc-La Selva, que también colaboraron para su redacción. A continuación, os dejo con las imágenes del artículo escaneado (para verlo más grande clicad encima de las imagénes, también podéis descargarlas: Guardar imagen como...) y, al final, adjunto la entrevista completa que me realizó.




Eulàlia: ¿Por qué te gusta el tenis de mesa? ¿Qué te aporta? 
Cristina: Me ayuda a mantenerme en forma y gracias a que lo practico he viajado mucho, conocido a muchas personas y vivido experiencias y anécdotas que no habría podido vivir de otra forma. Me gusta porque es un deporte de superación personal y siempre puedes seguir aprendiendo y mejorando la técnica. También porque es un deporte muy completo en el que interviene tanto el físico como la psicología. 

E: ¿Qué sensaciones experimentas cuando juegas? 
C: En los entrenamientos, sobretodo desconecto del trabajo y demás preocupaciones. En la competición, me supone un reto físico y psicológico en diferentes situaciones, me provoca dar lo mejor de mí misma y me satisface mucho personalmente cuando consigo lograr y superar mis objetivos. 

E: ¿Qué características se tienen que tener para jugar a tenis de mesa? 
C: Cualquiera que pueda coger una pala y ver la pelota puede jugar a este deporte. Profesionalmente, para ser un buen jugador, hay que tener rapidez y agilidad tanto física como mental, buenos reflejos, resistencia física, mucha capacidad de concentración, serenidad y paciencia en situaciones bajo presión. 

E: ¿Por qué crees que se ha popularizado tanto? 
C: Porque es muy accesible y apto para todas las edades. Se necesita poco espacio para jugar, un solo acompañante, material pequeño y fácil de llevar. Además, hoy en día hay muchos parques que disponen de mesas al aire libre y fácilmente atraen tanto a curiosos como a aficionados. 

E: ¿Qué valores transmite un deporte como el tenis de mesa? 
C: Creo que transmite los mismos valores que cualquier otro tipo de deporte que se practique en equipo o individual formando parte de un club: respeto y compañerismo, superación personal, disciplina, la toma de decisiones, saber aprender de las derrotas y jugar bajo presión, autoanálisis… 

E: ¿Qué visión se tiene de un deporte como el tenis de mesa? (prejuicios, etc.) 
C: El tenis de mesa no es un deporte que se divulgue en los medios de comunicación, por lo que, a nivel profesional, es un mundo desconocido para todo aquel que no conozca a alguien cercano que se dedique y pueda explicárselo de primera mano. A simple vista parece un juego sencillo y fácil, ameno y dinámico para pasar el rato. Según la NASA es uno de los deportes más complicados del mundo, pero eso es algo que solo puedes comprobar si compites y te dedicas más en serio. Todo el mundo sabe qué es el ping-pong, pero desconoce la complejidad del tenis de mesa.